Boda en Sevilla: 5 razones para elegir la ciudad

Sevilla es una ciudad que ofrece muchas alternativas para todo aquel que la visita: actividades de ocio, cultura, una gastronomía inigualable y una temperatura media ideal. Por eso, es elegida por muchos para llevar a cabo en ella todo tipo de eventos y, por supuesto, ¡también bodas!

Ya sea civil o religiosa, elegir celebrar tu boda en Sevilla es siempre una opción acertada. ¿Aún tienes dudas?

Historia y leyendas de Sevilla

Fenicios, griegos, cartagineses, silingos, visigodos, musulmanes, almorávides… Sevilla tiene una larga lista de pueblos que han ido poniendo su granito de arena a la historia de la ciudad.

Sin embargo, la historia más extendida y que más nos gusta es la de la leyenda de Melkart, un navegador fenicio que desembarcó en una pequeña isla bordeada por el río y creó una factoría a la que llamó Hispalis (tierra llana). Cuando murió, los fenicios empezaron a rendir culto a su descubrimiento declarándolo héroe. Cambiaron su nombre por el de Herakles que derivó, posteriormente, en Hércules, de ahí que se considere a este semidiós el fundador de Sevilla.

En cuanto a su nombre, fueron los turdetanos los que le pusieron “Spal” o “Ispal”, denominación que se mantuvo hasta el año 712 cuando el musulmán Abd al-Aziz ibn Mussa tomó la ciudad, cambiando su nombre por «Isbiliyya«, del que derivará, Sevilla.

Puedes incorporar algún guiño a la historia sevillana en tu boda, por ejemplo, en los meseros o en la decoración.

Monumentos, parques y lugares con encanto

Desde el Alcázar, son sus magníficos jardines, pasando por el Parque María Luisa, la Plaza de España, la Alameda de Hércules, el Archivo de Indias, la Catedral, el costurero de la Reina, la Giralda, la Torre del Oro, la casa de las oscuras golondrinas de Bécquer, el barrio de Santa Cruz… cada rincón es digno de admirar y está impregnado de belleza y cultura.

Si decides celebrar tu boda en Sevilla y tienes invitados que vienen de fuera, puedes crearles un itinerario para que puedan disfrutar de los sitios más emblemáticos y que conozcan un poco más la capital andaluza.

Detalle del interior de la Catedral de Sevilla.

Sevilla, una ciudad cargada de cultura

Son muchos los artistas sevillanos que han dejado su impronta en la historia de nuestro país e, incluso, ¡del mundo!

Velázquez, uno de los máximos representantes de la pintura española. Muchas de sus pinturas se conservan en el Museo del Prado, en Madrid, como es el caso de Las Meninas y Las Hilanderas; o Murillo, cuyas obras no puedes dejar de ver, entre otros lugares, en el Museo de Bellas Artes de Sevilla.

Lope de Rueda, dramaturgo precursor del Siglo de Oro, o Gustavo Aldolfo Bécquer, cuya escultura puedes encontrar en una glorieta dentro del parque de María Luisa, en la ciudad.

Escultura de Gustavo Adolfo Bécquer en Sevilla.

Juan Martínez Montañés, escultor de renombre conocido como el “dios de la madera”.

Silvio Franconetti, cantaor flamenco sevillano considerado el “padre” de los famosísimos cafés cantantes, que dieron a conocer este arte al público, convirtiéndolo en universal.

Juanita Reina, cantante de copla y actriz conocida como “la reina de la copla”, que recibió la Medalla de Oro de Andalucía.

Carmen Sevilla, actriz, presentadora de televisión y bailarina cuyas películas eran conocidas en todo el panorama español.

Y esto es solo una pincelada de los personajes célebres que nos ha dejado Sevilla y ¡su arte! Si quieres sorprender a tus invitados, puedes usar el nombre de estos artistas en el seating plan de tu boda en Sevilla, junto a una breve reseña de su vida u obra. ¡Les encantará ese toque cultural!

Además de nombres, Sevilla también es una de las cunas del flamenco, un arte andaluz que ha ido pasando de generaciones cargado de sentimiento y pasión. De hecho, si te das un paseo junto a tus invitados por el centro de la capital, te encontrarás numerosos tablaos que combinan tapas con espectáculo, para que puedas vivir esta experiencia de una forma más completa.

Come bien en Sevilla: gastronomía para todos los gustos

A donde fueres haz y come ¡lo que vieres! Desde platos más típicos, como las espinacas con garbanzos, hasta los clásicos montaditos, altramuces, hasta la bebida más vendida, la cerveza Cruzcampo. De hecho, en nuestra hacienda, hemos tenido novios que han decidido poner para el aperitivo, ¡un tirador de cerveza típico!

También encontrarás, casi en cualquier bar, gazpacho, bacalao con tomate, rabo de toro, huevos a la flamenca y, por supuesto, cazón en adobo (sobre todo si te adentras en la calle Tetuán). Y, dependiendo de la época del año, también podrás degustar pestiños, torrijas, tortas de aceite y cortaditos de sidra. Todo un deleite para el paladar.

Sea lo que sea, seguro que el tapeo sevillano no te dejará indiferente.

Clima, cualquier momento es bueno para venir de visita

La temperatura media en Sevilla hace que se pueda visitar en cualquier época del año y, por supuesto, que puedas celebrar tu boda.

Sin embargo, sí que debes tener en cuenta que hay más meses de calor que de frío, por lo que ten esto en cuenta en verano, sobre todo, ya que las máximas pueden sobrepasar los 40 grados centígrados. Eso sí, te quedan las otras tres estaciones para que puedas disfrutarla junto a tus invitados.

Como ya te estarás imaginando, organizar tu boda en Sevilla es un acierto en todos los aspectos. Y, por supuesto, nuestra Hacienda se encuentra dentro de la provincia, aunando también en su interior historia, cultura y mucha tradición.

Si quieres conocerla, contacta con nosotros y empieza ya a planear ese día tan especial ¡con nosotros!